Los frenos y sus recomendaciones

El líquido de frenos es parte vital o importante en el sistema de frenos. La fuerza sobre el pedal es transmitida a los cilindros y, a su vez, a las ruedas gracias al fluido hidráulico. No es usado únicamente por los coches, diferentes tipos de vehículos como camionetas, motocicletas, etc., también lo usan.

Para todo vehículo es esencial el sistema de frenos, y no solo para él, también para el conductor y para todos aquellos que le rodean, ya que está involucrada su seguridad del entorno. El líquido que se usa para él se clasifica de tres formas, liviano, pesado y extra pesado, pero son estos últimos los que mayor demanda tienen. Eso es a causa de que por las velocidades tan altas que alcanzan los coches, son mejores los fluidos más viscosos.

Sus características

En general deben:

  • Soportar temperaturas extremas.
  • No debe bajo ningún concepto dejar atascadas las gomas.
  • No tiene que causar oxidación o corrosión de los metales, aun cuando este es enormemente corrosivo.

Recomendaciones para su uso

  • No debe ser diluido en agua.
  • Ha de verificarse periódicamente.
  • No es aconsejable reutilizar el líquido viejo en ningún vehículo, debe desecharse con cuidado.
  • Siga las especificaciones del manual del fabricante acerca del tiempo estimado para su cambio y el tipo que debe ser usado.

El punto de ebullición es algo a lo que hay que prestarle mucha atención. Cuanto más alto sea el calor generado, será alcanzado fácilmente dicho estado y, si se sobrepasa, las burbujas que se forman hacen que la frenada disminuya su capacidad. No olvide que, aunque cada cierto kilometraje se haga el cambio del fluido, es preferible que se sustituyan también las pastillas y tambores. Esto permite que sea totalmente efectiva la frenada, ofreciendo seguridad al conductor.

Las pastillas son de las primeras en mostrar señales de desgaste, claro que ello está sujeto al material del que estén hechas, generalmente suelen verse muestra de ello a los 20.000 kilómetros, dependerá del estilo de conducir de cada cual. Las primeras pastillas en desgastarse son las delanteras, pero, sean cuales sean, es muy peligroso conducir con ellas en ese estado, ello origina problemas con los discos de freno, como por ejemplo deformaciones o fracturas.

Si hay averías cuide su presupuesto de manera inteligente con piezas de desguace, que son económicas y de buena calidad. En línea hay múltiples opciones, consulte en http://www.telefonosdedesguaces.es/ y localice las empresas dedicadas al sector de manera práctica y sencilla.